Cuando algo puede salir mal, saldrá mal … y de la peor manera posible
(Ley de Murphy )

Durante la semana del 1 al 7 de Octubre, rediseñamos y actualizamos este sitio web buscando mostrar nuestros servicios de manera más ordenada, actualizando los contenidos y modernizando la gráfica y utilizar las nuevas herramientas de desarrollo que no existían hace 2 años cuando construímos la versión anterior de  nuestro website.

Fué un trabajo arduo, hecho con mucho cariño pues desde hace más de 23 años lo que nos distingue es la preocupación por nuestros cliente, cosa que vá mas allá de proporcionar un servicio técnico. Esto nos ha permitido construir verdaderas amistades virtuales y en las oportunidades que nos ha tocado conocer personalmente a añosos clientes ( añosos por la antiguedad, no porque sean viejos), se ha manifestado un genuino afecto, es asi que cuando he conocido cliente en regiones hemos pegado en la pera, también clientes que me han visitado en mi casa en Pucón, los he recibido con los brazos abiertos.

Bueno, volviendo al tema que nos ocupa en este post, ayer 8 de octubre publicamos el nuevo web y avisamos mediante un correo a  nuestros clientes la novedad y qué creen uds. que pasó : exactamente, hoy el sitio web amaneció caído… Nunca nos había pasado  y como dice la Ley de Murphy, algo podía salir mal y salió mal de la peor forma posible. Aún no sabemos que pasó y estamos investigando.
Afortunadamente tal como lo hacemos con los sitios que desarrollamos a nuestros clientes, también en nuestros sitios vamos haciendo respaldos en la nube a medida que avanza la construcción, asi que no nos fué difícil volver a poner el sitio en línea.

Debido a esta situación, recibí avisos de clientes avisando de que el sitio estaba caído y algunos con el comentario de que en casa de herrero cuchillo de palo.

Y asi no más es. Un sitio que ofrece estabilidad y un uptime superior al 99,5% apareció caído, lo que obviamente no causa buena impresión.

La enseñanza de esto, es que nadie está libre de situaciones como esta y lo importante es resolverla lo antes posible y tener los resguardos necesarios.
Averiguar que pasó será una tarea ardua y latosa, pero hay que prevenir que se repita.
Descartamos un hackeo y concluímos que lo más probable es el uso de un plugin que aparentemente tenía fallas de escritura  afecto globalmente todo el sitio. Por este motivo, reiteramos a nuestros cliente, que se debe siempre al construir un sitio web, usar las herramientas adecuadas, ojalá contratando desarrolladores profesionales que sepan resolver situaciones como esta que dependiendo de las circunstancias, podría ser catastrófica, sobre todo si su trabajo o negocio depende del sitio web.